Inicio Actualidad España lidera el ranking mundial en el consumo de tranquilizantes

España lidera el ranking mundial en el consumo de tranquilizantes

El consumo excesivo de medicamentos con receta en España

No sólo es el país que más ansiolíticos adquiere, sino que somos una población que está sobremedicada, y de ello dan muestra las cifras de venta de medicamentos con receta. Año tras año se incrementa el número de dispensaciones en farmacia, sobre todo en grupos específicos como analgésicos y antipiréticos, ansiolíticos y antidepresivos, los relacionados con los problemas gástricos, las estatinas y los opiáceos.

Aumento en la venta de ansiolíticos y antidepresivos

En 2022 se vendieron en España 111 millones de envases de ansiolíticos y antidepresivos. Un 30 por ciento más que hace una década, 25 millones más de cajas de medicamentos. Juntos, ambos preparados, suponen la cúspide de la tabla de venta de fármacos con receta. Y entre ellos, los más frecuentes son las benzodiacepinas, utilizadas para tratar problemas de ansiedad. De hecho, según el último informe de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes nuestro país ocupa la segunda posición, a nivel mundial, en el consumo lícito de estos medicamentos. Sólo nos supera Bosnia-Herzegovina, aunque si nos detenemos en uno de los principios activos, el diazepam, España es líder mundial de consumo, con un incremento entre 2020 y 2021 del 110 por ciento.

Más:  Dos personas detenidas por almacenar neumáticos usados cerca del aeropuerto de Melilla

El impacto del COVID en la salud mental

Tras esas cifras, la lectura de expertos como el doctor Lorenzo Amanteros, portavoz de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia es que “estamos viviendo una intolerancia a cualquier trastorno emocional. Existe un gran temor a la perdida de salud y esto conlleva un incremento de medicación y consultas que en otro momento y en otro lugar y en otra época de la historia podrían haber sido más banales, pero ahora ese sentimiento de debilidad emocional y física hace que se consulte absolutamente todo”. Atribuye el doctor Armenteros esa debilidad social el Covid, que ha provocado “un empeoramiento clarísimo de la salud mental, pero no desde el punto de vista de que haya más patologías de salud mental diagnosticada sino que hay una intolerancia muy superior a cualquier trastorno emocional. El Covid ha hecho que emocionalmente seamos mucho más débiles y nos ha dejado un gran temor a la pérdida de salud”.

Más:  El Gobierno de España retrasa la entrega de la gestión de la planta desalinizadora de Melilla a la Ciudad Autónoma

Aumento en el consumo de analgésicos y opiáceos

Tras los medicamentos relacionados con la salud mental, el siguiente gran grupo por recetas lo constituyen los analgésicos y antipiréticos, con un volumen de ventas de casi 92 millones de envases en 2022 y un crecimiento cercano al 13 por ciento respecto al año anterior. Los fármacos opiáceos también han experimentado un incremento del 9 por ciento sobre 2021, llegando a los 35 millones de cajas dispensados el año pasado. Estos fármacos, entre los que se sitúa el conocido Tramadol, generan un importante problema de dependencia que en Estados Unidos está adquiriendo ya tintes de epidemia.

Medicamentos para la acidez estomacal y el colesterol

El tercer grupo de medicamentos por volumen de ventas lo constituyen los relacionados con la acidez estomacal o el reflujo, junto con los medicamentos contra el colesterol, las estatinas. En conjunto, se vendieron en 2022 en las farmacias españolas 74 millones de envases de los primeros y 73 millones de cajas de los segundos, un 20 por ciento más de las vendidas en 2012.

Más:  Los penaltis son determinantes en la resolución de las dos finales de la Copa Federación alevín

Conclusiones y causas del incremento en el consumo de medicamentos

La estadística de consumo de recetas del Sistema Nacional de Salud revela que los fármacos más vendidos en farmacias se asocian a patologías de salud mental, dolor, hipertensión arterial, colesterolemia, acidez estomacal o reflujo, diabetes y procesos inflamatorios o reumáticos. La falta de psicólogos en atención primaria, la inestabilidad laboral, el estrés en el trabajo o las nuevas tecnologías se sitúan como algunas de las causas de este ascenso en el consumo de ansiolíticos. El hecho de no poder recurrir a un psicólogo hace que muchas personas opten por solicitar esta receta al médico de familia y automedicarse. A largo plazo, estos medicamentos se transforman en una adicción para el paciente, convirtiéndose en una espiral de la que es muy difícil salir sin la ayuda de una mano experta.


- Te recomendamos -
Artículo anteriorEl tiempo para hoy en Melilla, 3 de enero de 2024
Artículo siguienteUna filial de Cofares bajo nueva dirección: Eduardo Pastor designa a Lasquetty como presidente del consejo